10 cosas a tener en cuenta para volar drones

10_cosas_a_tener_en_cuenta_para_volar_drones

10 cosas a tener en cuenta para volar drones

A continuación repasaremos las 10 cosas a tener en cuenta para volar drones por hobby y por tanto, un uso NO PROFESIONAL:

*En todo momento hablaremos de drones de menos de 20kg e incluiremos los drones de “juguete”, ya que algunos de ellos ya superan el kilogramo de peso.

Si bien es cierto que existe una regulación en España para el uso profesional con drones, ¿qué sucede con el uso no profesional de los mismos?

Si quiero usar mi drone debo tener en cuenta muchos factores que nadie nos cuenta y que pueden acarrear sanciones de miles de euros, así como causar un accidente de una magnitud mucho mayor a lo que podemos imaginar. Por ello es importante empezar a sensibilizarnos todos, desde los que usan drones por afición, hasta los fabricantes quienes tienen una responsabilidad moral sobre el producto que venden.

 

1. La ley te obliga a TENER UN SEGURO: seguramente el punto que la mayoría desconoce y el más importante. La ley exige tener un seguro de responsabilidad civil de 300.000€ de cobertura para cualquier drone que se vaya a utilizar para uso aficionado o no profesional. Este seguro también es obligado para profesionales y aunque es algo diferente, el principio es el mismo. El seguro es por aeronave, lo cual quiere decir que si tienes varios drones debes asegurarlos por separado. La Guardia Civil puede sancionar el uso de drones sin seguro hasta 6.000€ . ¿Esto quiere decir que si le he comprado a mi hijo/novio/marido un drone de juguete de 100 gramos y lo vuela en un descampado la Guardia Civil me va a sancionar si no tiene seguro? No, aunque tiene la capacidad legal de hacerlo por la ambigüedad de la normativa, las sanciones que se han puesto en este sentido han sido con aeronave de un peso mayor a 1 kg y no tan de juguete.

¿Necesito un seguro si voy a volar a un campo autorizado de aeromodelismo? Si estás volando en un Club de Aeromodelismo es porque posees la licencia federativa y por tanto ésta posee un seguro que te cubre. En este caso NO necesitas un seguro extra de responsabilidad civil.

Si necesitas información o quieres que te ayudemos a tramitar este tipo de seguro, ponte en contacto con nosotros.

2. No es necesario que tengas la certificación de piloto de drones : erróneamente mucha gente al escuchar en la televisión o en los medios de comunicación en general que existe el concepto de piloto de drones, piensa que está obligado a sacarse un “carnet” para poder manejar su drone. Únicamente están obligados a obtener este certificado de piloto de drones aquellos que quieran hacer uso profesional y comercial de los mismos. En el momento que pasan a ser usados como negocio, entran bajo la normativa profesional de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) la cual obliga a disponer de este certificado. En tal caso, también hay cosas que tener en cuenta antes de sacarse el carnet de piloto de drones.

3. No es necesario que estés dado de alta como operador de drones en AESA: al igual que sucede con el certificado de piloto de drones, al no hacer uso profesional con tu drone, no deberás darte de alta como operador o como empresa, faceta a la cual estás obligado si quieres obtener beneficios comerciales de tus vuelos. Vender las imágenes a un tercero es un claro ejemplo de uso profesional.

4. Puedes volar en cualquier zona indoor: esto supone que, siempre y cuando cuentes con el permiso del propietario, puedes volar en interiores con total libertad. Es muy importante que se entienda que el concepto INDOOR significa en cualquier espacio que esté cerrado por completo. Imaginemos un terreno donde hay situada una estructura metálica con un techo alto pero sin paredes. Esto en ningún caso está considerado una zona Indoor y se somete a la legislación aérea y de aeronavegabilidad. Por otro lado, debes aplicar el sentido común y no volar drones en interiores masificados donde el riesgo de accidente es alto. La mayoría de los drones pueden causar daños graves y permanentes en el accidentado, por lo que mucho ojo.

5. Debes volar SIEMPRE en espacio aéreo no controlado: así como en interiores hemos visto que sí se puede volar sin limitaciones, en espacio abierto estás totalmente obligado a volar en lo que se llama espacio aéreo no controlado. Para los nóveles en este mundillo, aunque ahora a continuación resumiremos de forma sencilla qué significa este palabro, simplemente vuela en zonas despobladas, alejado de aeropuertos o aeródromos.

* Espacio Aéreo No Controlado: es el espacio aéreo que no está restringido, controlado o prohibido. Es una zona donde no transitan en principio otro tipo de aeronaves y por tanto no hay riesgo de conflicto aéreo. Además existe lo que se llama una “capa de circulación” dentro de este espacio, que en el caso de los drones está entre 0 y 120 metros de altura para volar libremente sin necesidad de informar.

* Espacio Aéreo Controlado: comprende las áreas de control, aerovías y zonas de control (TMA, ATZ y CTR). En ninguna de estas zonas esta permitido el uso de drones.
– TMA: Área de Control Terminal -> sobre uno o varios aeropuertos donde confluyen aerovías con rutas de aproximación  y salida de aviones.
– CTR: Zona de Control -> es un espacio asociado a un aeródromo que tiene por objeto el proteger las entradas y salidas de aviones.
– ATZ: Zona de Transito de Aeródromo -> corresponde a la zona de movimiento de aeronaves en las proximidades de un aeródromo (Torre de Control).

* Espacio Aéreo Segregado: (áreas temporalmente segregadas) es un espacio aéreo de dimensiones definidas cuya activación requiere de una reserva de espacio aéreo para uso exclusivo de usuarios específicos durante un periodo de tiempo determinado. En esta zona podrían volar drones los operadores profesionales, pero conseguirla no es una tarea fácil, ya que solo se suelen asignar para hacer pruebas especiales.

En este enlace puedes mirar por zonas las cartas de aeronavegación y ver los espacios aéreos.

6. No puedes volar dentro de ciudades o encima de aglomeraciones de personas: absolutamente prohibido el vuelo de tu drone dentro de núcleos urbanos y encima de manifestaciones, fiestas multitudinarias, bodas, playas (con gente) etc. Si bien es cierto que hemos visto que en interiores puedes volar, en exteriores no podrías grabar una boda ni la procesión de semana santa. Además el vuelo en núcleo urbano aumenta de forma considerable el riesgo de colisión y de daños posteriores. Usa el sentido común y diviértete volando en zonas despobladas y sin gente.

7. No puedes volar por la noche: no importa que le hayas puesto las últimas luces led del mercado, ni que con éstas seas capaz de iluminar tu sólo un estadio. Los drones no llevan la instrumentación obligatoria para el vuelo nocturno y por tanto no tienen permitido su vuelo. Las condiciones de visibilidad además, por motivos obvios, son mucho peores que el día y la probabilidad de cometer errores fatales es realmente alta.

8. No puedes volar a más de 120 metros de altura: aunque ya lo hemos reflejado en la parte de la capa de circulación del espacio aéreo no controlado, es importante insistir en la imposibilidad bajo ningún concepto, del vuelo superando esa altura. La explicación es sencilla, el resto de aeronaves tripuladas no pueden volar por debajo de los 150 metros (salvo en las maniobras de despegue y aterrizaje) por lo que la normativa al fijar los 120 metros de altura del suelo, lo que pretende es dejar un margen de 30 metros para evitar cualquier tipo de colisión.

9. Las sanciones son muy altas: los drones no son juguetes, sino aeronaves. Hemos visto que por no llevar seguro pueden sancionarte hasta los 6.000€ pero a que no sabías que por saltarte una de las normas anteriormente citadas, la Agencia de Seguridad Aérea puede abrirte un expediente de hasta 225.000€ de sanción? Parecen cosas poco reales, pero piensa por un momento que volando tu drone de 3 kg e incumpliendo la normativa de los 120 metros de altura máximoa de vuelo,  tu aeronave se cuela en la turbina de un avión comercial o en el motor de una avioneta. En ambos casos el desastre humano y material es incalculable.

10. Eres el único responsable: debes tener tu drone siguiendo al menos el mantenimiento que recomienda el fabricante. Cualquier tipo de accidente que suceda vas a tener que responder tú. El seguro, del que antes hablábamos, rechazará la responsabilidad civil si detecta que no has llevado correctamente el mantenimiento o si has volado en zonas de espacio aéreo controlado.

Como se puede ver esto de volar drones no es tan sencillo como parece, pero se puede disfrutar de un gran hobby con cabeza  y responsabilidad. Si buscas darle un uso profesional, puedes leer otros artículos relacionados como:

Oportunidades con drones

5 pasos para trabajar con drones

Presente y futuro de los drones en la sociedad