2016 – Despega el sector del drone

drone construcción

2016 – Despega el sector del drone

El sector del drone a nivel no militar, se podría resumir con la siguiente evolución:

A partir de 2011 vemos la aparición de algunos RPA’s o drones civiles en el mercado. En 2012 nacen las primeras empresas que empiezan a desarrollar y fabricar estos drones civiles con fines comerciales. En 2013 nacen nuevas empresas que quieren aportar soluciones técnicas mediante estas herramientas ofreciéndolo como servicio (fotografía aérea, filmación y/o topografía). En julio de 2014 sale la primera regulación y normativa de drones en España, se empiezan a registrar un número cada vez más elevado de empresas y aparece el concepto de “curso de piloto de drones” . En 2015 nadie esperaba que se pasase de medio centenar de operadores de drones a un millar y que los pilotos de drones se contasen a final de año por miles.

Si bien es cierto que no hace mucho os hablábamos de la travesía del desierto que va a experimentar el sector del drone en España, debido a la dudosa fiabilidad en seguridad de las aeronaves no tripuladas inferiores a 25 kg, hoy vamos a ver los aspectos positivos de un sector en alza que demostrará en este 2016 sus altas capacidades. Los motivos principales de su despegue serán los siguientes:

Sensibilización y conocimiento: En las navidades de 2014 los drones de juguete fueron el regalo más vendido en EEUU, mientras que ha sido ahora, en las navidades de 2015, cuando ha sido el regalo más vendido en España. ¿Qué tienen que ver los drones de juguete si hablamos del sector del drone profesional?, os preguntaréis algunos. Mucho, tienen que ver mucho. La realidad es que el 90% de las personas con las que habléis sobre drones, habrán escuchado hablar de ellos en la tele (relacionado con los drones de gran tamaño militares utilizados en oriente medio) o habrán visto en las tiendas, anuncios, o al amigo de su hijo volar uno de juguete. Aunque existen muchos detractores en cuanto a la no regulación de estos juguetes (aeronaves inferiores a 1 kg diseñadas y vendidas para el juego), la realidad es que están haciendo un favor al sector para que la gente conozca y tenga una idea aproximada de lo que son y puedan imaginar a nivel profesional, las bondades y posibilidades que ofrecen.

Experiencia: La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) lleva ya casi 2 años detrás del sector, aprendiendo día a día de las problemáticas en seguridad así como de las necesidades que los operadores tenemos. Esto permite que en la nueva ley de drones, que se espera aprobación para el mes de marzo de este año (si no hay unas nuevas elecciones), se introduzcan nuevas posibilidades como el vuelo dentro de núcleo urbano o el vuelo en espacio aéreo controlado. Por tanto 2016 va a ser un buen año para que la legislación, actualmente bastante férrea, comience a flexibilizarse y abra el cuello de botella generado a nivel de negocio al sector.

Avances e Innovación: son ya tantas las empresas fabricantes y tal el crecimiento del sector, que cada vez son más los grupos de investigación universitarios, empresas privadas y subvenciones públicas que están empujando la creación de nuevos sistemas embarcados. La creación de estos periféricos está permitiendo que los drones, más allá de volar, realicen maniobras imposibles, estén totalmente automatizados e incluso eviten objetos y no choquen contra los mismos:

Consolidación: las más de mil empresas y autónomos autorizados por AESA como operadores de drones como hemos visto al principio, tienen muy poca trayectoria ya que se trata de un sector nuevo, pero prácticamente todas han empezado sin saber muy bien el camino que terminarían llevado a nivel de negocio. En este 2016, las más ágiles, avispadas y con mejor visión, ya están consolidando su modelo de negocio. Esto es muy importante para el sector, porque el mercado no tiene muy claro lo que quiere al tratarse de algo nuevo y son los operadores los que definirán las líneas de actuación. Estas líneas deben ser creativas, generando necesidades a los clientes y focalizando mucho la oferta. En el foco está la clave del negocio.

Inversión: emprendedores varios, aceleradoras de empresas, hubs de innovación, universidades, incubadoras… numerosos son los players que ya están orientando sus propuestas emprendedoras al sector de los drones. El crecimiento de muchas empresas como Drone Spain, que ha pasado de 3 trabajadores a más de 15 en un año, está llamando la atención de aquellos inversores privados que tienen el ojo puesto a las nuevas tecnologías y a las tendencias. Así como la realidad virtual parece ser también una tendencia, el sector del drone ya era una tendencia en el 2015 y parece que lo seguirá siendo en 2016. Hace unas semanas dábamos a conocer la noticia de la compra de Drone Spain a finales de 2015, pero vamos a ver muchas más operaciones en empresas españoles a lo largo del 2016. Es un buenísimo momento para invertir en este tipo de empresas y ya son muchos los fondos de capital riesgo que proyectan estudios y comienzan sus operaciones de inversión.

Así pues en estos cinco sentidos seguramente experimentemos  que en 2016 – Despega el sector del drone.