Cámaras multiespectrales en drones

imagen-multiespectral-drone

Cámaras multiespectrales en drones

Vamos a hablar de las cámaras multiespectrales en drones. No solo existen cámaras de vídeo y fotografía que capturan los colores tal y como los vemos con nuestros ojos, el ojo humano puede distinguir 3 bandas (Rojo, Verde y Azul), pero existen ondas las cuales no somos capaces de verlas, sin ir más allá, cada día somos “radiados” por las ondas electromagnéticas producidas por el sol (radiación ultravioletas).

Estas cámaras permiten captar esas bandas no visibles por el ojo humano, la organización de estas bandas se realiza mediante sus longitudes de onda o frecuencia. Comprende desde las longitudes de onda más cortas (rayos gamma, rayos X), hasta las kilométricas (telecomunicaciones).

Desde el punto de vista que nos interesa por la tecnología actual y el uso que le vamos a dar las bandas que interesan son:

  • (0.4 a 0.7 micrómetros) Corresponde el espectro visible, es la que hemos comentado anteriormente que puede visionar el ojo humano.
  • (0.7 a 1.3 micrómetros) Correspondiente al Infrarrojo próximo, resulta de especial importancia por su capacidad para discriminar masas vegetales y concentraciones de humedad en el terreno.
  • (1.3 a 8 micrómetros)Corresponde al Infrarrojo medio, en este rango se entremezclan los procesos de reflexión de los rayos solares y la emisión de la superficie del suelo, es idóneo para la estimación contenido de humedad en la vegetación y detección de focos de alta temperatura.
  • (a partir 1mm) en este punto pasamos a las microondas, es la más empleada para los sensores activos como los radares por ser una energía transparente para las cubiertas nubosas.

Las cámaras multiespectrales nos permiten notar los pequeños cambios en la radiación, como por ejemplo en la radiación infrarroja para el caso de la agricultura. Es en este campo donde más se están produciendo cambios en la llamada agricultura de precisión, que trabaja para poder optimizar la gestión de los campos y poder planificar las fechas de siembra, usos de diferentes fertilizantes, frecuencia de riego incluso el conocimiento de su momento óptimo de recogida del fruto. Los drones posibilitan el realizar vuelos programados por el usuario para la toma de estos datos casi a ras de suelo y así poder obtener una resolución espacial menor que la usada por los satélites.

Permiten el conteo y supervisión de producción agrícola, supervisión de áreas fumigadas, detección temprana de enfermedades y plagas en cultivos, malas hierbas, cambios climáticos extremos, sobre-plantación, riego inapropiado, mal drenaje, índices de vegetación.

Con los datos anteriores es posible la creación de mapas de cultivo en la que se muestran las zonas buenas del cultivo o zonas que se han de tratar. Posteriormente pueden ser cargadas en tractores robotizados que permiten ser guiados informáticamente y reducir solapes, de esta forma se consigue poder concentrar los abonos, pesticidas y/o fertilizantes en zonas que han de ser tratadas y así poder tener una mayor rendimiento en esas zonas sin derrochar producto en zonas donde ya ha sido tratado o no es necesario.

Las marcas de sensores más conocidos son los Tetracam, Micasense, y Parrot Sequoia, dependiendo del uso que se le vaya a dar o la finalidad que se requiera se deberá de montar un sensor u otro, ya que cada uno aporta características que lo hacen distinto a los demás.

Eduardo Cuesta